fbpx

Que espera el sector del recambio presidencial.

La incertidumbre ante el recambio de autoridades nacionales a partir del 10 de diciembre se suma a las dificultades económicas que las sucesivas devaluaciones del peso argentino han sumado a la actividad pecuaria.

Una consulta de ESPACIO PRIMIA a varios referentes de la actividad muestra que sobrevuelan en el sector los fantasmas no muy lejanos acerca de un Gobierno bastante enfrentado con la actividad. “Veremos qué rumbo tomar. Si hacemos soja en agricultura o si seguimos con la ganadería y tecnificamos más. La verdad que estamos apretados y si vemos que tenemos menos hacienda no va”, sostiene Carlos Mazucca, productor de Bolívar.

A pesar que el precio promedio de agosto resultó levemente inferior (-1,4%), en relación al registrado en el mes de julio pasado, la tendencia moderadamente positiva mostró una variación del (+8,8%) al comparar los meses de agosto interanual.

En materia económica manifiesta: “Siempre tenemos una limitante que es el precio del dólar. Compramos en dólares y vendemos en pesos; no es como el que hace soja, que sube con el dólar. Nosotros tenemos que esperar 4 ó 5 meses hasta que se ordene y ahí recibimos otro sogazo”.

Su colega Luis Leonetti, advierte sobre el posible regreso de medidas negativas para el sector desde el Gobierno: “cuando un tal Moreno (por Guillermo, ex secretario de Comercio Interior durante el mandato del Cristina Kirchner) decía ‘la carne primero para la mesa de los argentinos’ y nos quedamos sin vacas. Eso fue muy grave. Cuando se fueron y hubo que reconstituir el rodeo costó mucho, no fue fácil”.

Otra posibilidad que avizora este ganadero es “le pongan una retención a la carne y como no hay tanta ganancia, eso sería tirarse un tiro en el pie” como decisión contradictoria ya que “la única forma de salir es ingresando dólares por la exportación”.

El veterinario de la localidad de Urdampilleta, Carlos Aureano considera que aunque “hay mucha incertidumbre con el cambio de gobierno” en su zona la ganadería está retomando su espacio, tras haber sido desplazada por la agricultura, si bien muchos campos son mixtos. “La gente va volviendo a la ganadería y va a apostando. La ganadería lleva un tiempo, la gente está dejando cada vez más madres”, sostiene.

Desde el punto de vista económico lamenta la inestabilidad económica del país. La compara con Nueva Zelanda (país en que residió poco después de recibido en Argentina) “donde pactabas el precio de la leche con un año de anticipación. Acá entrás a encerrar un novillo y no sabés a cuanto lo vas a vender cuando salgan dentro de 90 días”.

El veterinario Federico Martínez lamenta que luego de una devaluación “cuesta levantarnos a los que hacemos cría”. Para el profesional de Bolívar, las prioridades desde el punto de vista político y económico pasan por tener “estabilidad en precios y rentabilidad. No existen créditos productivos y esto tiene que volver. ¿Cómo hace un productor para financiarse, para invertir en pasturas, que están en dólares o en infraestructura?”

El ganadero Héctor Mendoza define como principal problema “que no se puede hacer una proyección de trabajo, con que financiarla, si cambian las reglas de juego permanentemente”.

Del Gobierno saliente valora que “al menos abrió la exportación a muchos países; antes estaba todo cerrado. Yo creo que Fernández va a seguir con esta política de exportación porque es lo que genera plata”.

Sin embargo está preocupado por “la cantidad de hembras y vacas que se están vendiendo. ¿Qué va a pasar? Para mí el año que viene se va a achicar la fábrica de madres y van a faltar terneros. Creo que lo que más seduce es la gran venta de vacas de conserva y manufactura. Un faltante de vacas madres que Dios mío”.

Para el productor Carlos Marcos, de Henderson, es “imposible adaptarse” a los vaivenes económicos y una forma de defenderse ante estas dificultades es ser “muy conservadores. Si no tenemos la plata no compramos y si podemos tenemos una cosecha guardada. No se puede ir exigido financieramente, porque es imposible. Hay gente que ha tenido suerte. La inflación le ha tapado los problemas, pero si no es así, ¿cuántos chacareros desaparecieron?”

En función de lo que pueda pasar a partir del 10 de diciembre, Marcos no cree que esta vez “puedan cerrar la exportación de carne porque se extendió mucho y está generando una entrada muy grande de divisas al país. No creo que vayan a hacer esa locura. Si creo que van a subir las retenciones”, resaltó.

Deje un comentario

Captcha loading...

WhatsApp chat