fbpx

Muchos de los problemas sanitarios al momento del destete tienen su origen en fallas de control, estando el ternero al pie de la madre. Por eso es muy importante la supervisión de veterinarios durante todo el proceso. Compartimos algunas recomendaciones a tener en cuenta.

Escuche a continuación el audio de la nota.

Si bien el destete precoz es una herramienta de manejo dirigida a la vaca, no debemos dejar de ocuparnos del ternero, en cuanto a su sanidad y nutrición. La concentración de un gran número de animales en una superficie reducida y su corta edad, genera que la aparición de problemas sanitarios sea potencialmente alta.

Antes de la realización de los trabajos sanitarios, debemos contar con los bretes y corrales adecuados para encarar la práctica con tranquilidad. Moviendo la hacienda a su paso para reducir al máximo el estrés de los terneros. Debemos contar con los volteadores de terneros para realizar los trabajos de descorne, castrada, señalada y marcación, evitando las corridas. Las instalaciones deben estar diseñadas de forma tal que permitan el correcto control del comportamiento de los terneros y que, además, faciliten la tarea de los operarios sin generar contaminación ambiental.

Al analizar el manejo sanitario reconocemos que el estrés producido por destete, se manifiesta con una depresión de orden fisiológico y psicológico. Derivando en una disminución en las defensas por la baja elaboración de anticuerpos por parte del ternero. Esta baja de las defensas los deja susceptibles a la mancha y gangrena, aftosa, leptospirosis, queratoconjuntivitis, parainfluenza 3 (PI3), IBR en su forma nerviosa y respiratoria, etc. En general las enfermedades son multifactoriales, por lo tanto muy influenciadas por el manejo, la nutrición, el medio ambiente y los agentes etiológicos actuantes.

Durante el período de adaptación del destete y los meses posteriores, el complejo respiratorio es el problema sanitario de mayor impacto. Además, los terneros con problemas digestivos son más propensos a las afecciones respiratorias.

El plan sanitario comienza con las madres

Es recomendación que anualmente todos los rodeos de cría deben ser vacunados contra el Complejo Entérico y el Complejo Respiratorio durante el último tercio de la preñez, sobre todo si se trata de sistemas de alta intensificación. Los rodeos que reciben vacunas desde hace varios años, logran una efectiva presión inmunitaria que dificulta el inicio de un ciclo de transmisión, tanto para problemas entéricos como respiratorios.

Programa de vacunación:

60-40 días pre-parto:

  • Vacuna contra el Complejo Entérico
  • Vacuna contra el Complejo Respiratorio

40-20 días pre-parto:

  • Vacuna contra el Complejo Entérico (2da. dosis)
  • Vacuna contra el Complejo Respiratorio (2da. dosis)
Vacunación

A modo de ejemplo podemos sugerir el siguiente programa de vacunación para terneros:

40-50 días de vida:

  • Vacuna contra Queratoconjuntivitis.
  • Vacuna contra el Complejo Respiratorio.

Al destete:

  • Aplicación de Antiparasitario (endectocida).
  • Vacuna contra Queratoconjuntivitis (2da. dosis).
  • Vacuna contra el Complejo Respiratorio (2da. dosis).
  • Mancha, Gangrena y Enterotoxemia (2 dosis separadas 30 días).

Durante el encierro:

  • Ofrecer ración con Coccidiostático.
  • Control de Diarreas.
  • Controlar la mosca doméstica.

No olvidar las desparasitaciones

Las desparasitaciones debemos aplicarlas antes del destete, ya que el estrés baja la defensa inmunológica permitiendo la postura de huevos de los parásitos. Por lo tanto, aplicando los antiparasitarios internos o endectocidas inyectables con la debida anticipación logramos que los terneros adquieran la protección necesaria al momento del destete. Es fundamental que los terneros una vez desparasitados se coloquen en un potrero virgen.

Cuidando la nutrición

De nada vale una correcta estrategia de sanidad si los animales no tienen el nivel nutricional compatible con la posibilidad de desarrollar defensas.

Desde el punto de vista de la alimentación necesitamos reemplazar el mejor alimento que tiene un ternero, que es la leche materna, por alimentos sólidos que le permitan un desarrollo óptimo. La ración debe estar formulada para cubrir todas las necesidades nutricionales y brindar una rápida adaptación al nuevo sistema de alimentación. Una sugerencia es suministrar durante 20 o 30 días el alimento iniciador o starter en esquemas de destete híperprecoz y durante 10 o 20 días en esquemas de destete precoz.

La ración se suministra desde el segundo día en que los terneros que están en el corral, y de allí en más se ofrece una vez por día, por la mañana ajustando diariamente la cantidad en función de la “lectura” del comedero. No tiene sentido disminuir costos en alimentación en este período ni en cantidad ni en calidad. La elección de productos comerciales peleteados con calidad probada puede hacer la diferencia en los resultados finales.

Por: Matías Aba, médico veterinario y técnico comercial de Primia

Fuentes consultadas:
•  INTA – Terminación a corral: lectura de comederos y su impacto sobre resultados productivos.
•  Producción Animal – Manejo sanitario de terneros – IPCVA – El destete como herramienta para un mejor negocio ganadero

Deje un comentario

Captcha loading...

WhatsApp chat