fbpx

A tono con una demanda de mayor eficiencia y productividad Vetifarma presentó un sustituto lácteo sin proteínas de origen vegetal.

La lechería demanda cada vez más eficiencia, no solo a nivel nacional, sino en todo el mundo. Con la misma cantidad de vacas y menos tambos se debe producir más leche, desafío que involucra a todos los eslabones de la cadena.

Mariano Peralta, del departamento de Nutrición de Bovinos de Vetifarma, explica a ESPACIO PRIMIA que “las terneras que estamos desarrollando necesitan crecer mucho y mejor que las terneras que criábamos hace 30 o 40 años. La vaca tiene una producción de leche del 20 o 30 más. No es la misma vaca, es otra máquina de producir leche”.

Agrega que “la máquina que estamos desarrollando es un Fórmula Uno. Los tambos chicos y de baja productividad por vaca lamentablemente cierran y esas vacas las compran los tambos medianos y grandes con alta productividad. Hay una concentración por tambos y por litros de vacas”, en un fenómeno que parece irreversible.

Por todo eso se hace imprescindible que esas terneras estén bien desarrolladas desde la base “desde chiquitas para que tengan la estructura, no sola la ubre, que es la fábrica de leche. Los tambos son mixtos, pastoriles y con alta suplementación. Hay momentos en que caminan, que están dentro del barro, pastorean. Por eso necesitan tener un buen aparato locomotor, hueso y músculo y al mismo tiempo una caja, un rumen, una panza bien desarrollada para comer mucho pasto y una buena ubre. Si no le das una cantidad de energía y proteínas buena en nutrición desde abajo, no vas a desarrollar a esa máquina de caminar y de comer que termina de alimentar a la ubre para que produzca leche”.

En ese marco Vetifarma ha desarrollado un nuevo sustituto lácteo, Vetimilk Terneros Premium, que es 100% lácteo. “Al no tener tener proteínas de origen vegetal, otorga una característica nutricional superior para el consumo y la digestión, evitando problemas de úlcera láctea”, pondera Peralta.

A raíz de la emergencia sanitaria que atraviesa el país, se postergó el lanzamiento del producto pero igual se difunde a través de las redes sociales y se comercializa a través de los distribuidores de la compañía, con muy buena receptividad, en el momento de mayor demanda de este tipo de sustitutos.

“En general, en nuestros tambos, el 70% de la parición ocurre entre febrero y abril, para tener las vacas con el pico de lactancia en producción en invierno, cuando hace falta más leche y donde se paga más”, especifica Peralta.

“En el tambo existe la particularidad biológica que la forma de ordeñar es sacarle al ternero ni bien pare. Se hace una crianza artificial; no la hace la madre porque a la madre la estamos ordeñando para sacarle la leche. Entonces se cría a los terneros en las guacheras”.

Con relación a las ventajas que brinda Vetimilk Terneros, Peralta destaca la calidad nutricional y una mayor digestibilidad de los componentes. “Son terneras que necesitan cantidad y calidad de proteínas porque están desarrollando toda su estructura. Además, uno se encuentra con el que el animal tiene menos problemas digestivos. Es frecuente que haya ulceras gástricas o problemas de digestión en terneras con sustitutos lácteos que alguno de sus componentes no sean de originen animal.

“También se disuelve más fácilmente, como la leche en polvo. La disolución es mucho más fácil y la tendencia a precipitar en el balde es mucho menor. Tiene  la capacidad de cuajar bien adentro de la panza y el animal aprovecha bien sin tener problemas digestivos o de diarrea y en consecuencia menos problemas sanitarios”.

El producto reemplaza a la leche materna desde el primer o segundo día de nacida la ternera luego de administrarle el calostro. “Los terneros no tienen inmunidad pasiva ya que la placenta impide que los animales reciban de su madre durante la gestación los anticuerpos. La madre se los pasa al ternero con la primera leche. Después de las 24 horas se le empieza a dar el sustituto, en reemplazo de la leche materna y la vaca va a ordeñe”, señala Peralta.

En cuanto a la cantidad y extensión de la alimentación con este sustituto, si bien hay varios sistemas de guacheras, en general abarca unos 60 días, lapso en el cual los terneros consumen un promedio de 4 a 6 litros por día. “Se deslechan cuando están comiendo un kilo y medio de alimentos balanceados. Se les corta la dieta líquida y siguen comiendo ración seca solamente”, informa el especialista.

El sustituto se suministra dos veces al día, siempre a la misma hora y a la misma temperatura. En agua caliente se tiene que disolver a 55 grados y después se agrega agua para llevarlo a 36 ó 37 grados. Se le debe suministrar a esa temperatura, que es similar 37 o 38 grados a la de la leche que produce la vaca.

No tiene ninguna contraindicación y se recomienda que en caso de diarrea producidos por virus y bacterias, no se corte el suministro de sustituto lácteo porque es la única fuente de  hidratación que tiene el animal.

A modo de síntesis, Peralta puntualiza que Vetimilk Terneros “es el alimento nutricional ideal. Básicamente es un avance más en la nutrición del ternero. Tratamos de darle alimentos de alto valor biológico y alta calidad a un animal que es difícil brindarle más cantidad, porque es un animal chico. La forma de ingresarle nutricionalmente por la boca todo lo que necesita para ser el día de mañana una gran vaca lechera es con productos de alta calidad”, concluye.

Deje un comentario

Captcha loading...

WhatsApp chat